Estás leyendo: El exito del drama coreano "Está bien no estar bien"
Comparte esta noticia

El exito del drama coreano "Está bien no estar bien"

Cine y TV

Netflix: La serie ha llegado al top de las 10 más vistas a nivel mundial con números similares a Dark

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

En los últimos años, la fascinación por la cultura pop coreana ha crecido exponencialmente en el extranjero, incluyendo México. No obstante, dentro del amplio universo de series juveniles, Está bien no estar bien se ha convertido en todo un fenómeno, siendo una de esas producciones extranjeras de Netflix que logran quedarse en la memoria de otras audiencias, como lo fue en su momento Dark o La casa de papel.

Moon Kang-Tae es un enfermero cuya vida gira alrededor de los cuidados de su hermano mayor Moon Sang-Tae, quien padece de autismo así como una misteriosa fobia a las mariposas que los obliga a mudarse cada año. La vida de los hermanos cambia cuando se cruza en su camino Go Moon Young, una exitosa escritora de libros infantiles con un trastorno antisocial quien ha decidido que quiere a Kangt-Tae para ella cueste lo que cueste.

La serie tiene un concepto cuidadosamente trabajado donde los cuentos de hadas y la salud mental conviven y se nutren entre sí. La primera muestra de ello es su estética surrealista, colores sombríos y vestuarios increíbles, sin mencionar los encuentros y desencuentros de la acción viva con la animación, lo que brinda momentos donde la realidad no es lo más importante, sino la percepción de los personajes con respecto a su entorno.

Consistente con su concepto de cuento de hadas, cada capítulo está relacionado de una forma u otra a los cuentos, tanto las narraciones tradicionales como Las Zapatillas Rojas y Barba Azul, como las historias creadas especialmente para la trama y que brindan un acercamiento a la parte más profunda de la psique de los personajes. 

La serie nos recuerda el origen de los cuentos de hadas, aquellas narraciones más bien terroríficas donde las moralejas solían venir después de terribles consecuencias.

Este drama coreano se ha internado en dos de los tópicos más delicados: por un lado el romance (donde abundan los títulos que romantizan el abuso) y por otro la salud mental (casi siempre retratada en estadios exagerados) y aunque en momentos roza con los clichés y el exceso, también se las ingenia para entregar una historia envuelta de secretos, con relaciones complejas y personajes que evolucionan conforme avanza la trama. De esta manera, atrapa a su público y los cautiva conforme avanzan los episodios.


LAT

Ocio icon
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...