Estás leyendo: Al filo de la barranca
Comparte esta noticia

Al filo de la barranca

La hacienda ofrece un menú maravilloso con una vista espectacular de la barranca

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

A unos 20 kilómetros de la ciudad se encuentra Hacienda Defranca, la cual tiene uno de los ambientes más relajados. La tranquilidad se respira en el aire. Hacia el frente, el azulo de la piscina contrasta con el verdor de la barranca de San Cristóbal recortada por un cielo límpido; la belleza ordena del jardín con la hermosura silvestre de la barranca.

Desde que llegas, es como si te desconectaras del mundo y de sus preocupaciones; es como si hicieras un pequeño viaje en el tiempo, la decoración rústica, las carrozas, los aparejos de caballos, hacen que sientas ese ambiente de hacienda de inicios del siglo pasado.

Te recomendamos: Tarde frente al lago

La cocina, que está a cargo de la chef Isis Ramos, es otro de los atractivos que hace que valga la pena visitar, ya que cuentan con un restaurante, una cafetería y un bar, en los que se cuida hasta el más mínimo detalle, desde la barra, la decoración: la caja registradora antigua, una máquina de Coca Cola que te hace sentir un poco de nostalgia, las sillas de madera, el tocadiscos.

El lugar es ideal para una escapada de la ciudad, para descansar, o para una cita romántica (Gustavo Rodriguez)
El lugar es ideal para una escapada de la ciudad, para descansar, o para una cita romántica (Gustavo Rodriguez)

Los meseros son muy atentos desde que entras y la amabilidad es uno de los sellos distintivos del lugar.

En tu visita puedes probar el “coctel de bienvenida” de chile morita que es una de las recetas de la casa.

Por otra parte, si quieres probar las recomendaciones del chef, puedes pedir el mole poblano, que se hace desde cero y que se puede acompañar de una margarita de frutos rojos.

Te recomendamos: Alquimia de sabores

Y los postres también merecen una mención especial como el volcán de chocolate, el pan de elote y la créme brûlée que van acompañados con helados artesanales de arroz con leche o queso mascarpone.

A parte, cuenta con un jacuzzi volado que se encuentra al borde de la barranca y que tiene una vista envidiable.

El lugar es ideal para una escapada de la ciudad, para descansar, o para una cita romántica. Sin duda, vale la pena darse la vuelta, por lo menos para disfrutar de sus deliciosos platillos y de la mejor vista de la barranca.


LAT

Ocio icon
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...