columnas

OCIO | La guía para vivir la ciudad
Código del impreso: O24
Prestigiado Mercury Prize
Música
 
Por  OCIO

Me atrevo a afirmar que no existe en la industria musical hoy en día un reconocimiento con el prestigio y la credibilidad del Mercury que se otorga anualmente, desde 1992, a lo mejor de la música del Reino Unido. Para contrarrestar ese ánimo frívolo de reconocer a lo más comercial de la industria musical a través de premios que se replican en distintas geografías, de los Grammy a los Britt Awards y los MTV, un reconocimiento basado más que nada en la calidad de las propuestas que se nominan y no por su éxito en ventas y rentabilidad en los medios —en gran medida sustentados en payola y sospechosas complicidades—. Un reconocimiento que destaca doce discos por edición y cuyo objetivo, según puede leerse en su página oficial (mercuryprize.com), es: “Proveer de una instantánea del año en música, para incentivar el debate y la discusión sobre ésta, y para ayudar a dar a conocer álbumes nuevos de una variedad de géneros a una audiencia más amplia.”

 

En 2015 los Mercury Prize iniciaron una inteligente relación con la BBC con el propósito de dar todavía más proyección a las obras seleccionadas. En su edición más reciente, el ganador fue el cantante y pianista de color Benjamin Clementine con su exquisito álbum de debut titulado At Least For Now. En la lista de nominados figuraron asimismo Syro de Aphex Twin, el debut de Eska, How Big, How Blue, How Beautiful de Florence & The Machine, My Love Is Cool de Wolf Alice y el estupendo Shedding Skin de Ghostpoet, entre otros.

 

Cada año se conforma un jurado integrado por “expertos en una variedad de campos”: músicos, compositores, periodistas musicales, presentadores de música en medios, promotores, productores y responsables de festivales. Para señalar al ganador de la edición 2015 se contó con la opinión de doce conocedores, entre los que destacaron los músicos Anna Calvi —a quien se le nominó en la edición de 2011 por su primer disco— y Nick Mulvey —también nominado en 2014 por First Mind—, la periodista Elisa Bray del diario The Independent y Kat Morris, director del festival The Great Escape.

 

Ganadores del Mercury Prize en las 24 ediciones que se han llevado a cabo a la fecha son, por mencionar algunos: Overgrown de James Blake en 2013, An Awesome Wave de Alt-J en 2012, el primero de Arctic Monkeys en 2008, el primero también de Franz Ferdinand en 2004, Ok de Takvin Singh en 1999, Different Class de Pulp en 1995 y Dummy de Portishead un año antes. Los ganadores de la primera edición, en 1992, fueron los Primal Scream con su visionario álbum Screamadelica. La única persona que lo ha ganado en dos ocasiones es la esbelta PJ Harvey, quien lo recibió en 2001 y 2011 por Stories From The City, Stories From The Sea y Let England Shake, respectivamente.

 

Los organizadores del Mercury Prize mantienen un perfil bajo y, como ellos mismos lo estipulan en su portal oficial: “Con el interés de asegurar que la mayor parte de la cobertura por parte de los medios se concentre en sus artistas y su música, ha sido una política desde que el Premio dio inicio que la compañía detrás de ésta no participe de ninguna publicidad ni en actividades de relaciones públicas a no ser en aquellas que directamente sean en beneficio de los artistas que promueve. El foco del Mercury Prize son siempre la música y los artistas y sus álbumes.”

 

 

Loable labor sin duda, la de un premio que debería servir de ejemplo para muchos más que se otorguen en otras zonas, con ese interés sin duda indiscutible y benéfico para las artes, de basarlo en la calidad de la propuesta y en eso nada más.

 

Enrique Blanc

Puedes seguir cualquier respuesta con RSS 2.0   

Búsqueda de las siguientes palabras

Más opciones

Lo mas

Cartones

Chuchos y michos
MONICÓMICS
Pupa y Lavinia
Restaurante Macoátl