Notas Relacionadas

elradar

OCIO | La guía para vivir la ciudad
Código del impreso: 920o03
Ser vegetariano en la ciudad
A la Carta

Comer es un ritual milenario, uno que nos une y nos hace entrar en comunión con la naturaleza; por eso es que no adentramos en el todavía desconocido mundo de los vegetarianos

CONCIENCIA NUTRICIONAL.

Felipe Zetter 5916, a dos cuadras de Mariano Otero, Paseos del Sol. T/1578 2408.

H: L-S: 9:30-19:30 h. 

 
Por  OCIO

Ser vegetariano, o vegano, es una opción que ha tenido una resonancia mayor en nuestro tiempo. Cada vez es más común encontrar lugares y personas que cuentan con un estilo de vida alejado del consumo de productos procedentes del reino animal; y no sólo como alimento, sino como productos que en su proceso de elaboración utilicen animales como medio de prueba. En Ocio, esta semana, no adentramos a este universo de la mano de una de las mayores conocedoras de la cultura vegena en nuestra ciudad. Porque no sólo implica dejar de comer carne y sustituirla con soya, o alejarse de usar algún tipo de piel en nuestra ropa, el veganismo conlleva un cambio en el estilo de vida de quien ha decidido abrazar tal opción. Desde aprender a leer las etiquetas de los productos que se compran, aprender que la comida es algo más que un simple nutriente, entrar en perfecta comunión y armonía con la naturaleza, y sobretodo, aprender a respetar las diferencias que pueden existir entre quienes llevan este ritmo de vida y quienes no. Porque, incluso en las personas que son vegetarianas, hay diferencias muy marcadas, pues hay quienes se permiten comer alimentos lácteos, o aquellos que consumen huevos, o pescado. Así que por ello, que mejor que escuchar a una de las voces más autorizadas en el tema.

 

 

Más que una moda pasajera

El vegetarianismo o veganismo se ha convertido en una opción para quienes no desean consumir productos de origen animal

 

 

Nora Gisela Padilla es asesora en nutrición vegetariana y vegana. Tiene 25 años de no comer animales. Tiene su propio programa de radio, Conciencia Nutricional – comida vegetariana, donde comparte recetas de comida y productos de belleza hechos en casa.

También tiene un establecimiento con el mismo nombre, que funciona como sede para talleres y distribuidora de productos locales y artesanales, y algunos pocos de importación.

 

 

Sus inicios.

“Empecé, no sé, solito, se me vino que ya no iba a comer carne, pollo, pescado. Luego me puse a estudiar nutrición naturista en la UNIVA y ahí fue cuando vi que yo no sabía nada de esto. Me puse a investigar por mi cuenta. Yo jamás me he enfermado de nada, no me enfermo ni de gripa. No hubo un motivo especial, ya estaba predeterminada para esto. Poco a poco fui depurando mi alimentación hasta llegar a ser vegana. Para mí, es la forma más segura de llegar a este paso.”

 

Ser vegano es un trayecto

Mucha gente que tiene problemas de salud recurre al vegetarianismo. Hay varios tipos de vegetarianismo: está el ovolácteo-vegetariano, que come huevos y leche, lácteo-vegetariano, que sólo toma derivados lácteos y si tiene conciencia son orgánicos, el ovo, que se queda con algún huevo del campo… Son pasos. A mí me queda clarísimo que para llegar al veganismo total tienes que abrasar el vegetarianismo. Porque ahorita hay mucho chavo que, por sentir la pertenencia a un grupo en contra del maltrato animal, dice “soy vegano” y no están bien alimentados, están cometiendo muchísimos errores. Un vegetariano mal informado puede estar anémico. No todos los vegetarianos y veganos son sanos. Los que estamos bien alimentados, sí.

Como digo, para llegar ser vegano, hay esos pasos. Y te quedas con el vegetarianismo, pero para dar el paso a ser vegano tienes que saber exactamente dónde están los productos animales. Empezamos en la comida: hay muchos productos que no se sabe que en sus ingredientes ocultos hay producto animal. La gente no sabe leer etiquetas. Por ejemplo, la proteína vegetal hidrolizada tiene producto animal. En los productos de cuidado personal, tienen que decir que están libres de crueldad. Hay dos tipos de de cosméticos que usan animales: ingrediente animal, como el semen de la ballena, aceite de avestruz o los probados en animales.”

 

Filosofía de vida

“Para llegar a ser vegano, poder decir que soy vegano es porque no estoy usando ni consumiendo nada que tiene animal. Un vegano que use algo de cuero, está contradiciéndose. O que va a los circos, o que va a los espectáculos taurinos, porque hay gente protectora de animales y que come carne, hay una gran incongruencia. El veganismo es no usar zapatos de piel, ni bolsas de piel. Es una filosofía de vida. El ser vegano es ser libre de crueldad, pero no sólo la crueldad animal, sino la crueldad humana. Para muchos chavos es una moda pasajera, ojalá que se quedaran ahí, pero para muchos es una moda pasajera.

Tenemos más de frutas, vegetales, leguminosas, oleaginosas, es un mundo y con todo eso puedes hacer comida. Pero hay que saber, hay que estudiar. El ser vegetariano o vegano no es dejar de comer carne y ponerle soya, es muchísimo más que eso, es un crecimiento personal y espiritual. Yo fui descubriendo este mundo, esta filosofía a través de la experiencia. Te va conduciendo el mundo cuando tienes esas ganas de ser mejor. Le tengo un respeto a la naturaleza, desde que me meto a bañar, cuánta agua voy a tirar, qué jabón voy a usar, con qué me voy a pintar. Los tóxicos en todas partes están: en la comida, en el aire, en todo lo que nos ponemos en nuestro cuerpo, en los productos animales.

El punto es estar más sanos, no por seguir la moda. Empezar por uno mismo, por nuestra salud física, mental y espiritual. Buscar una salud holística.

 

 

Picar piedra.

Estoy dedicadísima a lo que es la nutrición vegetariana y vegana, buscando productos para que la gente se alimente mejor. Aquí, el asunto de la distribuidora, que son más de 600 productos, es que lo mejor que tienen es lo que no contienen. No hay nada de químicos aquí. Yo soy lectora de etiquetas, soy muy escrupulosa. No todo lo que tengo es vegano, pero si va a llevar algo de lácteos, va a ser orgánico. Pero la mayor parte de lo que tengo es vegano, que ahorita es un boom. Pero yo empecé sola, en Guadalajara piqué piedra. Empecé sola con esto y ahorita es un boom, como de moda, ¿no?

Pero la moda es algo positivo, por supuesto. Lo que yo sí les pido a los jóvenes, y no tan jóvenes, es que se informen, que tomen clases, porque sí están ahí sacando recetas de Internet que piden algún químico, es contraproducente. Si empezaron mil y se quedan tres, eso es excelente: que se queden para toda la vida, por nuevas generaciones.

 

 

Recomendaciones.

“Primero, tienen qué sentirlo y cuestionarse: ¿para qué quiero cambiar de alimentación? Para estar más sano, para contribuir con el planeta, que no se siga destruyendo, para contribuir con mi acción, todo tiene una repercusión. ¿Para qué? Ahora, si ya tengo claro mi objetivo, primer paso: ¿qué voy a hacer? Concientizarme, que yo soy parte de la naturaleza.

 

Lugares para visitar en la Zona Metropolitana.

Gisela advierte contra los lugares que se publicitan como veganos u orgánicos, porque puede que sólo se aprovechen del boom. “Lo orgánico vende, pero hay muchas mentiras. Hay que tener cuidado e informarse para comprar lo que se necesita. Depende mucho del cliente.” Entre los que visita, está Lúcuma y Falafel, ambos en la Colonia Americana. “Yo voy a barras de ensalada y con eso tengo. Goa tiene una muy buena sección de vegetarianismo, o puedes ir a un restaurante italiano, que ahí tienen buenas ensaladas, o pizza vegetariana”.

 Tipos de Vegetarianismo

Veganos

Son los vegetarianos que se abstienen de cualquier producto de origen animal, esto incluye leche, huevo e incluso la miel.

 

Ovo vegetarianos

Aquellos que consumen huevos, rechazando por el contrario la leche y sus productos derivados

 

Lacto vegetarianos

Incluyen en su dieta la leche pero no los huevos.

 

Ovo lacto vegetarianos

Variante que incluye en su dieta huevos y los productos lácteos.

 

Pescetarianos

Aquellos que admiten en su dieta el pescado

 

Semi-vegetarianos

Quienes se restringen de la carne roja pero incluyen los lácteos, huevos, aves y pescados

 

Fructarianos

Quienes se alimentan con frutas y frutos secos

 

Macrobióticos

Ellos no ingieren alimentos procesados, azúcar, sal o miel.

 

Crudívoros

 

No cocinan ni calientan sus alimentos. Comen todo crudo para conservar sus propiedades.

Puedes seguir cualquier respuesta con RSS 2.0   

Búsqueda de las siguientes palabras

Más opciones

Lo mas

Cartones

Chuchos y michos
MONICÓMICS
Pupa y Lavinia
Restaurante Macoátl