botica

OCIO | La guía para vivir la ciudad
Código del impreso: 900o32
Convertir la fantasía en realidad
Zona Diversa

Damián Siqueiros es un fotógrafo que expone los límites sociales, educativos, culturales, económicos y sexuales de la humanidad

 
Por 

Cada una de sus imágenes conlleva meses de investigación y producción. En la actualidad trabaja con un equipo internacional de colaboradores, pero siempre se ha preocupado por hacer las cosas por sí mismo: maquillaje, vestuario, escenografía, iluminación y retoque. Mexicano nacido en Baja California Norte, que ahora radica en Canadá, Damián Siqueiros es un fotógrafo y artista visual que integra en sus obras la conciencia social.

Con estudios en la Academia de San Carlos de la Universidad Nacional Autónoma de México, y con colaboraciones para Vogue, Elle, Mercedes Benz y Les Grands Ballets de Montreal, este creador se caracteriza por su búsqueda constante de la belleza dinámica, adaptable y sin prejuicios, con una marcada influencia de la pintura barroca. “La fotografía elevada a un arte necesita de un concepto y de un discurso. Filosóficamente es la huella de un momento; en mi caso un momento creado, el resultado tangible de convertir la fantasía en una realidad. Este medio me sirve para mostrarle al mundo cómo lo veo. Dicen que para crear una mejor realidad hay que verla, y esa es precisamente mi intención”, explica.

Entre los objetivos de Damián Siqueiros se encuentra el exponer el carácter construido de la identidad, al igual que su carácter performativo. Es decir, poner en evidencia los límites sociales, educativos, culturales, económicos y sexuales, a partir de los cuales cada ser humano construye su personalidad.

A principios de año dirigió la iniciativa “A Rusia con amor”, en la que retrató parejas LGBT de ese país, con la finalidad de denunciar la creciente ola homofóbica del régimen de Vladimir Putin. “Decidí hacer el proyecto porque el ser gay me ha hecho aprender muchas lecciones a través de experiencias positivas y negativas. La mayor parte de las negativas ha sido por la ignorancia de la gente que no entiende que tener una preferencia sexual que no corresponde con un sistema heteronormativo es lo mismo que nacer con una predisposición a cierto tipo de carácter o complexión corporal. No hay nada de antinatural o inmoral y no  es una decisión consciente”, comenta.

Las piezas del bajacaliforniano no solamente están dirigidas al colectivo de la diversidad sexual, sino que están planeadas para comenzar conversaciones con aquellas personas que tienen una posición dogmática y tradicional en contra de la homosexualidad. “El arte es un instrumento esencial e histórico de combate contra la ignorancia y la injusticia. Es importante tratar de eliminar esta ignorancia y las experiencias negativas para las nuevas generaciones. Estoy convencido de que un día la homofobia será igual de inaceptable que el racismo”, finaliza. 

Puedes seguir cualquier respuesta con RSS 2.0   

Búsqueda de las siguientes palabras

Más opciones

Lo mas

Cartones

Chuchos y michos
MONICÓMICS
Pupa y Lavinia
Restaurante Macoátl