columnas

OCIO | La guía para vivir la ciudad
Código del impreso: 81943
Clásico de clásicos
Tags:

A pesar de su longevidad, este juego es por mucho, uno de los que mayor reto y diversión otorga; y que sólo muy pocos han superado

 
Por 

El pasado martes 21, uno de los videojuegos más populares de la historia cumplió 33 años de vida. Creado por el diseñador de juegos, Toru Iwatani, para la empresa japonesa Namco, y distribuido por Midway Games para Estados Unidos y el resto del continente americano, Pac-Man es todo un ícono en la industria de esta forma de entretenimiento.

En tiempos en donde la única forma para disfrutar de un videojuego era a través de las maquinitas, Pac-Man destronó a otro gran histórico: Space invaders, gracias a que logó vender casi 300,000 copias, de 1981 a 1987.

El diseño del personaje es más que obvio: una pizza a la que le falta una rebanada. El nombre, proviene de la onomatopeya paku, que los japoneses entendían como el sonido que se produce al abrir y cerrar la boca, después lo simplificaron como Puck-Man. Sin embargo, al ser comercializado en Estados unidos, Midway decidió cambiar el nombre a Pac-Man, para evitar el riesgo ─por grotesco o gracioso que parezca─, que la gente cambiara la letra “P” por la “F”, lo que en inglés resultara ser un problema.

El gameplay es simple, a través de un laberinto, usted debe controlar a la bola amarilla y comer los puntos distribuidos por todo el escenario, mientras evita ser capturado por cuatro fantasmas, enemigos de Pac-Man, que también se distribuyen por todo el laberinto, aunque su movimiento sea ligeramente más rápido que el personaje principal. Para defenderse, basta con comer los puntos especiales, o “píldoras mágicas” que se encuentran en las esquinas, lo que permite al héroe amarillo comerse a estas fantasmagóricas molestias. Simple, repetitivo y muy adictivo.

A pesar de su mecánica simple, a lo largo de este tiempo, muy pocas personas han trascendido al jugarlo. En 1999, Billy Mitchell logró hasta ahora la única partida perfecta, que consiste en superar los 256 niveles en que consta el juego, sin perder una sola vez, en consecuencia logró el puntaje máximo posible: 3’333,360 puntos.

Pero eso no es todo, un mexicano, Carlos Daniel Borrego, compitió en 2007, en Nueva York, en el hasta ahora, único campeonato mundial de Pac-Man, logrando el primer lugar. Su premio fue una consola Xbox 360 con el diseño del juego, autografiada y entregada por el mismo Toru Iwatani, creador del juego.

Un juego que ha traspasado la barrera del tiempo y que quien se anime a jugarlo, quedará enganchado por largo rato, hasta que su habilidad lo permita.

Puedes seguir cualquier respuesta con RSS 2.0   

Búsqueda de las siguientes palabras

Más opciones

Lo mas

Cartones

Chuchos y michos
MONICÓMICS
Pupa y Lavinia
Restaurante Macoátl