Columnas

Columna

OCIO | La guía para vivir la ciudad
Anónimo
La crítica gastronómica en la Perla Tapatía no existía hasta que llegó Rafael del Barco. Su tono siempre fue constructivo y aunque él no lo consideraba crítica: “La colaboración que redacto no es una crítica, sino una especie de crónica en la que intento contar a mis cuatro lectores cómo me fue en determinado comedor”, sus lectores —que eran muchísimos más de cuatro, a pesar de su modestia— la percibían así y la consideraban una confiable referencia a la hora de decidir dónde comer.
OCIO | La guía para vivir la ciudad
Anónimo
Resulta que con la despedida del domingo 12 ya son más de cuatro mis lectores y no son hipotéticos, sino una espléndida realidad. Sin embargo, la decisión está tomada y la despedida podrá ser trepidante, pero paradójicamente también es firme.
OCIO | La guía para vivir la ciudad
Anónimo
Ya lo he escrito en ocasiones anteriores: la colaboración que redacto no es una crítica, sino una especie de crónica en la que intento contar a mis cuatro lectores cómo me fue en determinado comedor. Antes de conocer con alguna certeza la realidad restaurantera de Guadalajara, pensé en hacer una verdadera crítica y para eso me documenté, pero ni yo estaba realmente preparado técnicamente, ni los restaurantes a los que iría aguantarían mi crítica chambona.
OCIO | La guía para vivir la ciudad
Anónimo
Mi obsesión mayor son los restaurantes. Ya en el lugar, desarrollo una miríada de obsesiones más pequeñas, pero igualmente obsesionantes, valga la redundancia.
OCIO | La guía para vivir la ciudad
Anónimo
No sé si en las casas japonesas sirven como en este restaurante de la avenida La Paz, pues Hiroshi me pareció la versión casera de la comida japonesa. Además, se me hicieron generosas las porciones y bajos los precios. Hiroshi (La Paz 2702, casi esquina Arcos. T/3630-5050) no es un lugar suntuoso; es cómodo, limpio, bien atendido y con comida, repito, sabrosa y barata. No se requiere más. Éste de La Paz es una extensión del restaurante de Santa Teresita (T/3827-1283), como es el de Revolución y la calle 68 (T/1203-0066).
OCIO | La guía para vivir la ciudad
Anónimo
La pregunta ¿es necesario ir a los restaurantes?, como casi todos los cuestionamientos, tiene varias respuestas. Una es responder, jesuíticamente, con una pregunta: ¿Por qué ‘necesario’? Dice el diccionario de la Real Academia: “adj. Que forzosa o inevitablemente ha de ser o suceder. 2. Dícese de lo que se ejecuta obligado por otra cosa, como opuesto a voluntario y espontáneo, y también de las causas que obran sin libertad y por determinación de su naturaleza.”
OCIO | La guía para vivir la ciudad
Anónimo
Durante el curso de unas cuantas semanas, la escena restaurantera tapatía se ha visto enriquecida, según yo, con nuevos comedores que fortalecen, otra vez según yo, mi opinión que este tipo de establecimientos debe, en primerísimo lugar, agradar a las papilas gustativas de los comensales, antes de cualquier otra cosa.
OCIO | La guía para vivir la ciudad
Anónimo
Un domingo de estos fuimos al i latina (avenida Inglaterra 3128, por López Mateos. T/3647-7774) con el propósito principal de festejar a nuestras papilas gustativas; el objetivo secundario era contribuir con nuestra presencia al undécimo año de vida del restaurante, que continúa sirviendo excelente comida y sorprendiéndonos con nuevas y originales confecciones.
OCIO | La guía para vivir la ciudad
Anónimo
Compruebo con mucho gusto que la calidad de los tacos María Elena no ha variado un ápice: las tortillas siguen buenas, untadas de grasa; cada taco lleva dos tortillas pequeñas, delgadas, “chonchas” de relleno, que puede ser chicharrón, carne roja o verde, puré de papas y frijoles. Tan colmados están, que hay personas que hacen dos tacos de cada uno.
OCIO | La guía para vivir la ciudad
Anónimo
Fuimos a cenar el sábado pasado al restaurante Sagrantino, porque me urgía probar el vitelo tonato y descubrimos que los especiales son verdaderamente eso, puesto que  sorprenden al paladar con lo agradable y lo rico que son. Sagrantino (Hernán Cortés y Huicholes. T/3813-1379 y 3813-1399), sigue pareciéndome elegante y confirmé, entusiasmado, que el sabor de las confecciones y el servicio, continúan de primera; Mercedes mi esposa fue la de la idea de volver pronto, porque ella también es pro Sagrantino.

Búsqueda de las siguientes palabras

Más opciones

Lo mas

Cartones

Chuchos y michos
MONICÓMICS
Pupa y Lavinia
Restaurante Macoátl